Respiro

Una pelota se forma en el centro de mi pecho lentamente. Se oyen gritos en el patio y los niños trotan como cabras mientras los profesores fuman y charlan animadamente en corrillo.

Gorda, Chewbacca, patitas de pollo, rara, chivata. – ¿Por qué no tienes padre?, ¿por qué siempre vistes de negro?

Un chicle pegado en mi pelo; zumo de naranja recorriendo mi cabeza al acercarme a la fuente, arena en mis ojos, lápices rotos. – Mamá, ya los he gastado, cómprame otros.

Una lágrima recorre mi mejilla izquierda. La pelota se hace cada vez más grande. Respiro, todo ha pasado. Tengo 30, una XS, el vello corporal ya no está y Chewbacca es uno de mis personajes preferidos de Star Wars.

Publicado por Irene Díaz

Periodista y Máster de Escritura Creativa por la UCM.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: